Develona
Menu

Servicios

Proveedor de tecnología

Develona es un proveedor integral de tecnología. Bonita frase… ¿Pero qué significa realmente eso?

Pongamos un ejemplo:

Quizá tienes una charcutería y has pensado en vender jamón al mundo entero, o quizá eres un terapeuta que piensa en dar algunas sesiones a través de videoconferencias, o quizá representas a una empresa de Marketing Online que necesita subcontratar a un partner tecnológico.

La mayoría de estos proyectos o necesidades requieren un componente tecnológico, es decir necesitan a alguien que asesore, desarrolle y evolucione la idea desde el punto de vista tecnológico.

Develona está para eso: tú tienes ideas y nosotros soluciones

servicios1

servicios2

Planificación: Te asesoramos

Es el primer paso y posiblemente uno de los más importantes.

Desde Develona te asesoramos para que elijas la tecnología más adecuada para tu proyecto, te informamos sobre cómo estructurar tu web para que los usuarios no se pierdan (UX/UI), o te ayudamos a ordenar tus contenidos pensando en cómo ser más atractivo para Google, entre muchas otras cosas.

Te ayudamos, en definitiva, a darle forma a tu idea


Ejecución: Diseño + Desarrollo

Diseñamos tu web pensando en que un usuario puede conectarse desde un PC, un móvil o un tablet, te desarrollamos tu página corporativa o tu tienda online de la forma más óptima posible y te proporcionamos un CMS para que tú mismo puedas actualizar tus contenidos.

Podemos prepararte un sistema de correo electrónico propio, e incluso un sistema de envío de newsletters.

Y todo ello gracias a nuestra amplia experiencia en desarrollos a medida. Estamos preparados para asumir cualquier reto que nos plantees.


servicios3

Evolución: Te ayudamos a crecer

En tecnología, y sobre todo en Internet, un producto nunca está acabado. Es necesario mantenerlo e ir evolucionándolo. Lo que hoy es moderno mañana está obsoleto y hay que saber adaptarse para seguir siendo competitivos.

Nosotros (si nos dejas) te acompañamos en todo ese viaje.

Queremos ser ese amigo al que llamas y le dices: “Y si hiciéramos…”